Buscar

NOTICIAS

 

El escritor teatral extremeño Miguel Murillo, participó en la tarde de ayer en un encuentro con autor celebrado por la Biblioteca “Cascales Muñoz”, e incluido en el proyecto de animación a la lectura de la Diputación de Badajoz “Un libro es un amigo”. Murillo se reunía en el salón de actos de la Casa de la Cultura con un nutrido grupo de personas que previamente  habían leído su obra Armengol, una obra que fue en 2012 Premio Lope de Vega de teatro, y que se estrenaba en el Teatro Español de Madrid en el año 2005.

En esta obra tiene un gran protagonismo nuestra región “es una historia muy cercana, que tiene vigencia aún. Lo que quise escribir es el destino que tienen los soñadores en el mundo en el que vivimos, da igual la época, el siglo o el año”.

Murillo aprovechaba para ofrecer una primicia, y es que está elaborando una obra teatral sobre la historia de la música de Villafranca, y en este sentido alavaba nuestra ciudad, catalogándola como muy especial…”estoy abrumado, ahora cuando entraba en Villafranca, digo…estoy pisando una ciudad que es muy especial, esto no es normal lo que ha ocurrido en este pueblo a lo largo de la historia”. Y es que Murillo se proclama seguidor de la teoría de que el autor debe estar entre la gente, tiene que empaparse de la gente “porque para transmitir emociones debes conocer bien el terreno en el que te mueves”.

El autor nos hablaba también sobre las bases y soportes de su obra…”en mi obra encontramos una búsqueda constante de qué resortes mueve al ser humano a actuar de alguna forma, y sobre todo, plantearnos qué haríamos nosotros en las circunstancias del personaje”.

En cuanto a los encuentros con autor, en los que participa desde hace tiempo, reconocía que le enriquecen mucho, porque te das cuenta los lectores, decía, saben más de tu obra que tú mismo.

Destacaba Miguel Murillo la gran labor que se hace en las bibliotecas en nuestra provincia “hay una inquietud cultural muy grande, enorme”.

En su trayectoria ha realizado tanto obras por encargo como por iniciativa propia, y lo encargos, decía, no tienen porqué ser malos “yo por ejemplo me siento muy satisfechos con encargos de adaptaciones para representar en el Teatro de Mérida”, aunque también reconocía que a veces le piden encargos imposibles. Aclaraba que los encargos nunca han sido porque necesite escribir para comer “pero normalmente yo he escrito lo que me ha dado la gana, como he querido, y no he tenido manos censoras”.

Criticaba duramente que se elimine las humanidades de la educación reglada, para él es un grave error.

Fuente: El Eco de los Barros

 

Delicious Compartir en delicious
Publicado por Biblio, el 15 de febrero de 2017, 10:01

Comentarios

No hay comentarios